Reseña: Concierto de Gente Mal en Casa Franca

El concepto más importante en la construcción de una vida y una cultura del jazz es la escena...

Concierto Gente Mal 
Casa Franca 
Ciudad de México 
Miércoles 15 de enero de 2020 
Diez y media de la noche 

Luis Jesús Galindo Cáceres 
Miércoles 29 de enero de 2020 

El concepto más importante en la construcción de una vida y una cultura del jazz es la escena, músicos tocando en lugares diversos, empresarios ganando su porcentaje a cambio de promover una forma de vida, una diversidad de públicos acudiendo a los lugares a disfrutar de la oferta y llevando a familiares y amigos. Todo esto permite que los músicos progresen o se institucionalicen. En cierto sentido ambos procesos son convergentes y necesarios, un delicado movimiento en equilibrio dinámico constructivo. ¿Tenemos una escena en la Ciudad de México? Una pregunta que tiene un gradiente de respuestas entre el sí y el no. 

A mitad de la tercera semana de enero, el día quince, se presentó en Casa Franca el proyecto Gente Mal, un ensamble integrado por tres estupendos músicos de la generación del cambio, los millennials. Un concierto ordinario en el programa semanal del lugar, media semana, un día intermedio entre los días flojos, lunes y martes, y los días fuertes, jueves, viernes y sábado. El lugar está en una de las zonas número uno de la vida nocturna urbana de la ciudad, la Colonia Roma Norte, la calle de Álvaro Obregón. Llega de todo, gente asidua, turistas, parranderos ocasionales, godinez con pretensiones, parejas en una noche de ligue. Una noche ordinaria en la vida diaria de un antro de moda ubicado en el sitio adecuado. 

Casa Franca llegó a la escena de la vida nocturna de la ciudad dentro del periodo especial de emergencia del jazz público en las primeras décadas del siglo. Su presencia hace coincidir una doble novedad, el antro cool para tomar una copa, comer alguna botana y pasar un buen rato, y los conciertos de jazz en vivo. Es en este momento uno de los lugares centrales en la construcción de la escena del jazz en CDMX, conciertos prácticamente todos los días, muy buena programación con lo diverso y lo mejor de la música de infinito de hoy. Para cualquier aficionado al jazz este lugar es un referente. Y en sus agradables y ruidosos salones conviven seguidores del jazz en vivo y noctámbulos en juega divertida. Un lugar representativo al cien por ciento de lo que hoy es el mundo del jazz en esta ciudad. 

Esta noche del quince de enero se presentó el proyecto Gente Mal, juego de palabras en relación a un proyecto anterior que se llamó Gente Bien. Agustín Ayala, el tecladista, es el personaje común a esta historia de ensambles y proyectos. Un muy talentoso pianista con importante inclinación tecno, toca con varios teclados y un equipo de cómputo, que lleva varios años presentándose con diversas alineaciones y propuestas musicales, en todas sobresaliendo con su sonido de gran calidad, desde las más ambiciosas hasta las más sencillas o simples. Lo acompañaron esta noche dos músicos muy buenos, de lo mejor de la comunidad actual de la música del infinito en nuestro medio. Federico Sánchez, un super guitarrista, uno de los más sensibles, brillantes, creativos y curiosos de su generación. Y Daniel Zepeda, un sorprendente baterista que cada día suena mejor, poseedor de una interioridad compleja que es capaz de expresar en su música, de lo mejor del medio sin lugar duda. Un trío extraordinario, el concierto estuvo a la altura de lo que juntos son capaces. 

Agustín Ayala/Sami Mendoza. AMII PART 3. https://www.youtube.com/watch?v=0ouUmJ_3LSg 

El concierto empezó después de las diez y media, como es costumbre en el ambiente de los antros con jazz. Dos sets, lo cual es interesante, era un día miércoles, se supone que la gente trabaja al día siguiente. Aquello terminó a la una de la mañana y fue un gran concierto, con ciertos acontecimientos circunstanciales tecnológicos en su ejecución, que lejos de empobrecer lograron agregar matices y riqueza a la experiencia total. Cerca de dos horas de música, incluyendo un encore de doce minutos. El teclado de Agustín Ayala, con algunos problemas por la configuración computacional, estuvo estupendo, como siempre. La batería de Daniel Zepeda a un nivel impresionante, su ejecución sostuvo el concierto, lo desarrolló, lo impulsó, lo estalló, lo llevó a un nivel superior de excelencia. La guitarra de Federico en un tono ecuánime con momentos sublimes y de profunda expresión sentimental, cediendo el protagonismo al teclado y a la batería. Ellos se presentan como un proyecto de jazz progresivo. Improvisación abundante y energía, concentración y compañerismo, interacción y voz polifónica. Un gran concierto, eso esperaba, eso sucedió. 

El proyecto de Gente Mal está compuesto por músicos que están en un gran momento de su ciclo de vida musical. Lo que ofrecieron aquella noche fría de enero a los que asistimos a su concierto fue de gran calidad y profesionalismo. Se agradece la entrega y la pasión por la música y la ejecución entusiasta y exigente. No sabemos qué pasará con este proyecto, está en la frontera del hueso y algo más. Las cosas pueden quedar en sólo tocar y vivir, o pueden pasar al tocar y trascender. El tema es complicado, lleno de sutilezas, espinas y principio de realidad. Como sea ahí queda la memoria de una noche fuera de lo ordinario, un proyecto superior, unos músicos estupendos, un gran momento de disfrute y emoción intensa. 

Mientras la mayoría de los asistentes al antro está conversando, riendo, brindando, o sólo bebiendo e intentando ligar, los proyectos musicales se presentan y hacen lo suyo. A muchos músicos les gusta la Casa Franca, se siente bien ahí. Bueno, el lugar es muy agradable, el ambiente es cool, pero no es lo mejor para escuchar un concierto de música. Así están las cosas, antro y escena se tejen en conjunto, uno se alimenta de lo otro, se ayudan mutuamente a crecer. La Casa Franca es uno de los lugares emblemáticos de la escena del jazz en la Ciudad de México en este momento. En ese sentido merece todo el reconocimiento de los que amamos la música del infinito. Larga vida a la Casa Franca, y que se sigan abriendo lugares similares y otros distintos para beneficio de la escena nocturna, de la música, y del jazz. 

Información general.- 

Página Facebook Agustín Ayala.- https://www.facebook.com/agus.ayala 

Página Facebook Federico Sánchez.- https://www.facebook.com/FedericoSnchez/ 

Página Facebook Daniel Zepeda.- https://www.facebook.com/daniel.zepeda.77736 

 

Para escuchar y ver.- 

Agustín Ayala en Spotify.- https://open.spotify.com/artist/2P5faXVIQGWdqaW7uSZ3Iv 

Agustín Ayala en YouTube.- https://www.youtube.com/channel/UClw7V9iMhVay027GedcbBDQ/featured

Noticias Recientes

TwitterFacebookYoutubeInstagram

 

Diseño y Desarrollo por: Agencia Digital Pentagrama