Reseña: "Liberación" de Uri Cisneros

Luis Jesús Galindo Cáceres escribe de "Liberación" de Uri Cisneros.

 

Luis Jesús Galindo Cáceres
Jueves 14 de junio de 2018

Nombre del disco. Liberación
Integrantes del Ensamble. Uri Cisneros (piano). Benjamín García (contrabajo), José Miguel Gordillo (batería).
Duración. 39 minutos.
Seis segmentos. Liberación (5:28), Malos entendidos (7:54), El espejo (8:28), Sin tu melodía (6:07), Divirtiéndonos como niños (5:25), Intensamente (5:35).
Composiciones. Todas las rolas son de Uri Cisneros.
Fecha de grabación. 3 de octubre de 2017.
Lugar de Grabación. Estudio Farasónico, Clavería, CDMX.
Grabación. Ricardo Salvador.
Mezcla y masterización. Ricardo Salvador.
Fotografía. Marco  Antonio Almazán-Marcocodrilo Music Photo.
Diseño. Jorge Espinoza “Koby”.
Producción. Uri Cisneros.

¿Cómo se forma un músico? ¿Cuáles son los detonadores de su vocación, de su deseo, de su compulsión? ¿En qué momento de la vida se disparan los detonadores de la creación y de la necesidad de expresarla y compartirla? Estas son preguntas que nos acompañan todo el tiempo al observar las diversas y distintas trayectorias de las vidas de los músicos en nuestro medio. Quizás las visiones más atractivas sean las traumáticas, como las que han llevado al blues de la tensión de la esclavitud a la liberación a través de la música. El jazz forma parte de la genealogía de esta sangre real. Pero ahí no ha parado la cosa, en diversos momentos los músicos han nutrido a las formas musicales con sus tragedias personales con o sin sentido. La música del jazz es en parte la memoria de estas historias de intensidad al filo de la vida y la desgracia. Cuando esto sucede en nuestro medio es necesaria una crónica de lo acontecido, subrayar que la arteria de la savia de la emoción incontrolable y espontánea sigue ahí. Esta es en parte la historia del disco Liberación, terminado bajo el efecto directo del temblor del 19 de septiembre del 2017 en el centro de México. Un joven siente por primera vez de cerca a la muerte y a la bocanada de aire extremo de la sobrevivencia. Un joven músico, confundido por esa emoción desconocida encuentra en su oficio la forma de limpiarse, de serenarse, de ponerse en pie. Este es el filón mayor en la historia detrás del disco Liberación. Pero antes hay otras historias por contar.

El contexto familiar suele ser el referente básico para que la vocación de un músico tome forma, este es el caso de Uri Cisneros. Su infancia y en general su historia personal familiar estuvieron estimuladas por un entorno inmediato favorable al arte en general y a la música en particular, su madre es pintora, su padre es músico. Desde muy temprano lo acompañó la música, su padre tocaba en un grupo de rock y blues. En ese primer contexto los instrumentos musicales estuvieron muy cerca, la guitarra, el bajo, la batería. Un disco que escuchaba en el consultorio de una tía mientras hacía la tarea definió su inclinación musical, New Age, una antología de atmósfera melódica, el piano al centro, nace su filiación por Yanni. Aquello sucede entrando a la primaria, su decisión ya es clara, quiere ser músico, pianista. Recibe clases particulares de dos maestros, Nacho Carmona y Alfredo Alcocer. Pasa a formar parte de los ensambles musicales de su escuela primaria, El Colegio Cristóbal Colón. Después de varios años de piano solo y en ensamble al llegar a la secundaria regresa a la guitarra, el adolescente desea tocar algo más popular. La vida social lo lleva al rock y a concursar en una estudiantina lo que le ofrecen es el piano, era su destino.

En la estudiantina tocaban de todo, incluido algo de blues, y ahí cambia su vida, la música más allá de lo tradicional le abre un horizonte que lo impulsa a estudiar y explorar lo que se encuentra después de las tríadas y las quintas. Alterna su indagación entre el piano y la guitarra. Al terminar la secundaria ingresa a un CEDART. Vivía a dos horas de la escuela, escuchaba un disco de jazz de ida y otro de regreso, todos los días durante años. El jazz entró con todo a su vida. De youtube a su celular, borraba y volvía a bajar otro disco en MP3. Esta fue su gran escuela de jazz en su primera juventud. Elige el piano como especialidad asesorado por su maestro de armonía, Daniel Espinosa Manrique. Toma como guía para escuchar y apreciar al libro de Historia del Jazz de Ted Gioia. A través de un amigo entra en contacto con el teatro musical. Su vocación y su curiosidad se complementan y enriquecen, todo es aprender, sorprenderse, experimentar, ensayar, expandirse. Llega a dirigir una obra musical completa que se presenta en el Foro Coyoacanense, Rent, de Jonathan Larson. También musicalizó documentales. La música lo articula en diversos frentes.

Inicia sus primeros ejercicios de composición en forma autodidacta. Al terminar el CEDART concursa y gana para entrar a estudiar Jazz a la Escuela Superior de Música (2014). De setenta y seis aspirantes sólo ingresan cuatro. Se siente en casa, tocar jazz todo el tiempo con todo mundo, improvisar y aprender. Conoce a Xiomara Méndez con la que emprende diversos proyectos a un nivel profesional (2014-2017). Su contacto con el medio  de la Ciudad de México es intenso y extenso. Decide formar su propio proyecto a finales del 2016, el formato es el trío, siente y piensa que es el tipo de ensamble ideal para un proyecto de jazz. Estudia a diversos tríos históricos y contemporáneos, como los de Oscar Peterson, Bill Evans, Kenny Barron, Ahmad Jamal, Aaron Goldberg, Christian Sands. El formato de piano, contrabajo y batería es el que más le gusta, el que quiere desarrollar, su horizonte de trabajo desde aquel momento. Debuta su primer ensayo de trío con esta inquietud y aspiración a finales del 2016 en un concierto en el CEDART.

El punto es que justo a la mitad de la carrera de jazz siente que ya tiene la formación, la capacidad y la intención suficientes para un proyecto personal en ensamble. Es una decisión ambiciosa y arriesgada, lo que sigue es la acción, echar a andar algunas composiciones originales, como Intensamente, Malos entendidos y Sin tu melodía, que eran para piano solo en un principio. Componer, arreglar, dirigir su propio ensamble, vivir las presiones del medio, la experiencia del contacto con los lugares, con los gestores, con los empresarios. Aquí arranca una nueva fase de su vida profesional, la edad adulta. Todo esto hace a penas poco más de un año, con disco debutante en el 2018, Liberación. Invierte todo el 2017 en exploración y experimentación, al mismo tiempo que se presenta en público. Toca con Andrés Gallegos, el Zurdo Ortega y José Miguel Gordillo en la batería, y con Darío González, Benjamín García y Cristopher García en el contrabajo. Un año para explorar y pulir el sonido del trío. En este juego de posibilidades un sonido ideal lo encuentra con Miguel y con Benjamín, los músicos que lo acompañan en la grabación del disco. Sus ejemplos cercanos a seguir son los tríos de Alex Mercado y de Daniel Wong.

La propuesta del disco nace junto con la exploración del trío, al mismo tiempo que hace sonar los arreglos y las composiciones durante el 2017, está preparando el momento de entrar a un estudio de grabación y editar su primer proyecto original. De diversos bocetos de composición el proyecto va tomando forma y queda listo hacia el final del año, menos Liberación, el tema que da título al disco, producto de la experiencia de sobrevivir al temblor de septiembre en la Ciudad de México. Ahí queda la marca de todo este ciclo, la sensación plena e intensa de estar vivo, de sobrevivir, de desear vivir. Todo el disco está empapado en este concepto, vivir intensamente sabiendo lo frágil y azarosa que es la continuidad de la vida. La grabación se realiza en el contexto emocional del stress y la tensión postraumática del temblor. El terremoto es el 19 de septiembre, el disco se graba el 3 de octubre. La música libera lo que ahí había quedado estancado e improductivo. El proyecto se propone contribuir a que los escuchas compartan la sensación de liberación que la música permite.

La grabación fue una experiencia especial, no fue en un estudio de grabación profesional en un sentido ortodoxo, fue en una casa particular adaptada para grabar. En la caja del CD aparecen tres fotos de los tres miembros del trío en diversas partes de la casa comunicándose por medios comunes a través del internet. No hubo errores ni repeticiones viciosas, todo fluyó, las tomas extras fueron sólo de respaldo, como material para mejorar. Todo esto es ejemplar, el estudio de grabación tradicional sigue vigente, pero estas formas emergentes de producción son cada vez más comunes, los músicos actuales quieren probar nuevos formatos de todo, quieren salirse de los esquemas industriales, reducir costos, jugar a escenarios más cercanos y autogestivos. En este caso la experiencia alternativa fue todo un éxito, ahí queda como parte de una nueva tendencia que se construye como nueva trayectoria. De la grabación directa a la edición el trabajo fue mínimo, la mezcla y la masterización también se concluyeron sin grandes novedades. El proceso técnico de la edición de la música obtuvo el resultado deseado. Sólo faltaba la maquila e iniciar la distribución.

El proyecto tiene como marco general el swing del jazz contemporáneo y el rock progresivo. Ensaya la ejecución sobre formas métricas diversas dentro de una misma rola, el ideal de todo músico que se prueba a si mismo que tiene dominio técnico sobre la matriz básica del jazz, el ritmo. Este es el proyecto de un músico joven con un buen nivel de formación, pero aún en proceso, de ahí que las composiciones sean resultado de largas jornadas de estudio y análisis. Paciencia, poco a poco aquellas estructuras armónicas y melódicas de la música más amada pasan a la interioridad del compositor, sin prisa, observando y sintiendo. Su música es original, cierto, pero también tiene deudas evidentes con autores y estilos, no podría ser de otra manera. El compositor lo sabe, lo acepta, se compromete. En Liberación hay citas claves al New Age, Yanni, David Lanz, o al rock progresivo, como Dream Theater. Malos entendidos, producto de un pleito de pareja, se inspira en la música de Aaron Goldberg. El espejo inicia como una balada para luego expandirse, es la versión musical de una reflexión frente a la propia imagen en un espejo, una rola con groove. Sin tu melodía es un homenaje a la abuela recién muerta, juego melódico que ensaya expresar esa extraña combinación de tristeza por la ausencia y alegría por la presencia de las personas que se han ido, el inicio contrasta en este sentido con el resto de la rola. Divirtiéndonos como niños es un homenaje al día internacional del jazz y su coincidencia con el día del niño en México, escrita para que de una melodía para niños se mueva hacia la improvisación interactiva entre los músicos entre diversos cambios de estructura rítmica, ocho, cuatro, dos, juego y dominio técnico. Intensamente es un tema clave del disco, muestra la filosofía del compositor ante la vida, escrito hace diez años, cierra el disco como un mensaje final claro y preciso.

Un joven al inicio de los veinte años, que todavía no termina su licenciatura en jazz, con toda la vida tocando y aprendiendo música. En este punto de su desarrollo como profesional hace su ensayo de proyecto original respetando tradiciones, ajustándose a experiencias contemporáneas, proponiendo su voz dentro del contexto de la escena musical que le gusta y de la cual quiere ser parte. Liberación es un estupendo primer disco, una síntesis de una vida musical de alguien que inicia al mismo tiempo que continúa. Este es un disco de buen jazz, de jazz hecho bajo circunstancias precarias pero no marginales. Un proyecto que fue cuidado y cultivado con cariño y atención. Uri Cisneros inicia así un nuevo ciclo de vida, por ahora se dedica a gozar con su creación, a tocar y presentar su esfuerzo. El disco tendrá su propia historia, la historia de Uri Cisneros traerá otros discos, otros proyectos, otros relatos.

Contacto.-
Facebook.-
https://www.facebook.com/uricisnerosjazz/

Para comprar disco.-
itunes.-
https://itunes.apple.com/mx/album/liberaci%C3%B3n/1325915939?l=en 

Para escuchar.-
Spotify.-
https://open.spotify.com/album/5Inyyni1B55p73ihFXpHe9Canal en Youtube.-
https://www.youtube.com/channel/UCVT1zgTjeiYitqNjh_QXeEQ 

Noticias Recientes

TwitterFacebookYoutubeInstagram

  • CONCIERTOS EN LA CIUDAD DE MÉXICO, JUEVES 16 DE AGOSTO:

Salvador Agüero/Larry Rusell/Víctor Ruiz Pazos: Frontón 1946, 21 hrs. No cover.

Tres Tristes Tangos: 16 de agosto, Zinco Jazz Club, 21 hrs. 

Cristian Mendoza & The Mexican Cats: 16 de agosto, Parker & Lenox, 22:30 hrs.

Joao Henrique: Hotel St. Regis (King Cole Bar) 18 hrs. No cover.

Contraste y Noel Camacho: Las Chalupitas, 18 hrs. No cover.

José Polanco Trío: 16 de agosto, Groove Restaurante Bar, 21 hrs. No cover.

Goim Klezmer: 16 de agosto, Pizza Jazz Café, 20 hrs.

Thea Zmijewska y Gabriel Blengio: Sepia Cocina de Mar, 21 hrs. No cover.

Gigio Romero: 16 de agosto, Mercado Roma, 19 hrs. No cover.

Dan González/Óscar Navarrete/Darío González: La Vie en Rose, 20:30 hrs. No cover.

Alex Mercado Trío: 16 de agosto, Casa Franca, 22 hrs. No cover.

The Suitcase Live: 16 de agosto, Departamento, 21:30 hrs.

Nicolás Santella/Emiliano Coronel/Hernán Hecht: 16 de agosto, Las Musas de PapáSibarita, 21 hrs.

Petra: 16 de agosto, Freims, 20:30 hrs.

Nanm Trío: 16 de agosto, Mercado San Genaro, 17:30 hrs.

 

Diseño y Desarrollo por: Agencia Digital Pentagrama