Reseña del disco "En Vuelo" de Felipe Gordillo

 

Luis Jesús Galindo Cáceres escribe del disco a piano solo de Felipe Gordillo

Luis Jesús Galindo Cáceres
Jueves 7 de diciembre de 2017

Nombre del disco. EnVuelo
Integrantes del Ensamble. Este es un disco de piano solo de Felipe Gordillo
Duración. 70 minutos.
Dieciocho segmentos. Mi alma (4:37), In a Monk´s mood (2:14), Con el corazón (3:15), En Vuelo (3:36), Sweetness (5:25), Mi ángel (3:14), Buena señal (2:29), Modal voyage (3:35), Belleza del cielo (3:56), Paciencia (3:22), Unión (2:45), Free spirit (5:59), Travesía (3;59), La Giralda (5:23), Sweetsong (3:02, Un día después (4:13), Relaxing (3:29), S. F. (3:59). 
Composiciones. Todas las rolas son composiciones de Felipe Gordillo.
Fecha de grabación. 21 al 23 diciembre 2016
Lugar de Grabación. Sala Hermilo Novelo, Ollin Yoliztli, CDMX.
Grabación. Felipe Gordillo
Mezcla y masterización. Juan Cristóbal Pérez Grobet
Imagen de Portada. César Gordillo Aguilar
Fotografía Interior. Jonathan Madariaga
Texto interior. Luis Jesús Galindo Cáceres
Sello discográfico. Urtext
Diseño. Sergio Rangel

Hay discos que cuentan una historia, otros que resultan de una historia, otros inician una historia. En vuelo es un proyecto que comparte la energía y la forma de estas tres configuraciones posibles. Imaginemos por un momento a un niño que será pianista, se convertirá en músico, que será jazzista. ¿Cuántas rutas de lo posible puede la imaginación trazar para ese proceso? Ese es el relato de este disco, En Vuelo está cifrado en diversos instantes de la vida de un hombre, que es pianista, es músico, es jazzista. Todo producto musical está cargado de implícitos y entre telones. Todo disco es un mundo compactado, una síntesis de pequeños y grandes universos personales y contextuales. Que suceda es fascinante y asombroso. Eso acontece siempre de alguna manera, sólo que en ocasiones el resultado es mejor. En vuelo es una pequeña caja de Pandora musical, al escuchar con atención el tiempo gira en una danza que desaloja a lo ordinario, múltiples dimensiones se entrecruzan y tejen, por setenta minutos la vida es otra y es mejor. El mejor jazz es así, este disco es miembro del mejor jazz, una oportunidad de abrir un portal con boleto hacia la emoción plena para volver relajado, expandido, sacudido, divertido, sonriente.

La historia musical de Felipe Gordillo inicia en su infancia en forma intensa. Mientras escuchaba marimba en los discos de su padre chiapaneco, el rock de su hermano mayor, y algo de música clásica. Su madre lo lleva a la Escuela Nacional de Música al notar su inclinación temprana, era capaz de improvisar acordes al piano sin haber tenido ninguna  formación previa, tocó la melodía de El Padrino por sus propios medios. Tenía siete años. En la casa familiar había un piano herencia de la abuela. Sus dos hermanos mayores también iban a la Escuela Nacional de Música, cercana a la casa. En la escuela su primera maestra es una monja, Consuelo López Ponce, la persona que conecta su vida, su sensibilidad y su imaginación con el piano como instrumento, el objeto de una bella y compleja arquitectura capaz de mediar entre una partitura, unas manos en el teclado y el sonido que todo lo transforma. Empezó a estudiar con un método ruso, el enamoramiento con el instrumento fue total, mejor inicio de la vida de un músico imposible.

La vida musical se completó de inmediato, clases de solfeo, clases de conjuntos corales, participación en una orquesta infantil. El mundo escolar de la música le vino bien, con maestros entrañables, como María del Carmen Moreno Uribe, Luis Ledesma y Antonio Armenta. Estudia la educación primaria en El Colegio México, ahí la experiencia musical lo sigue acompañando, toca en la Rondalla, asiste a todos los conciertos que ahí se daban, se fascina por la misa musical interpretada por un grupo juvenil y armada por el director del colegio. Toca en aquel tiempo acordeón y piano, estudia por la mañana en el colegio y por la tarde en la Nacional de Música. Al terminar la primaria gana un concurso de piano tocando a Scott Joplin. Graba discos con la Rondalla del colegio, participa en un proyecto con el grupo musical de La Nopalera. Una vida infantil juvenil vivida en plenitud con la música.

Toda la primera y la secundaria estudia en la Escuela Nacional de Música. En la adolescencia participa en un grupo de rock. Al pasar a la preparatoria se inscribe en la Escuela de Música del Sindicato de Músicos, ahí trabaja armonía, instrumentación, orquestación. Su gran maestro entonces es un profesor de piano, Moisés Ortega, del que recibe una fuerte y personalizada formación en música clásica. Tiene la experiencia de tocar por dos años con el legendario grupo de rock Dug Dugs, en hoyos, cuando el rock estaba prohibido. Forma parte de un grupo cancionero llamado Viento Nuevo. Ahí conoce un nuevo espacio de la vida musical ya en la ruta del oficio profesional. Al entrar a la vida universitaria, estudia arquitectura, la vida musical ya es un nicho por explorar y desarrollar a otro nivel, toca para Televisa con compañeros que venían del proyecto de Viento Nuevo. Inicia el oficio de arreglos, transcripciones, ingeniería de sonido, como músico profesional.

Trabaja con Fernanda de Pandora y durante siete años con el grupo Garibaldi. La vida profesional de la música ya es su vida. Su maestro Moisés Ortega le consigue trabajo con Popo Sánchez, su primer contacto de primer nivel con el jazz, su incapacidad en aquel momento para improvisar contiene y motiva a su inquietud por la música del infinito. Con esa motivación entra a la Escuela Superior de Música. Ahí tiene a su siguiente maestro, Francisco Téllez. Tiene otros maestros, siempre atento a aprender, Tito Enríquez, Teresita Delgado. Ella le hereda su cátedra en la escuela del Sindicato, Felipe lleva ahora veinte años dando clase ahí. Ya en el medio del jazz por su asociación a la Superior y a maestros que ahí encuentra, conoce y acompaña en su proyecto a la cantante Magos Herrera. Primero en un grupo de funk y después a dueto. Llega entonces al Arcano y ahí descubre al entorno de la Ciudad de México en el  mundo del jazz. Conoce a músicos como Chilo Morán, Leonardo Sandoval, Agustín Bernal. Hiram Gómez, Jako González, Héctor Infanzón, Enrique Nery, Eugenio Toussaint. Con Magos Herrera graba un disco. En ese tiempo también toca en un grupo llamado Doctor Mario, en donde trabaja en cuarteto sus primeros temas compuestos para jazz.

Siempre en la búsqueda, con la sed del aprendizaje, Felipe asiste a seminarios de Jazz, en ese camino se va encontrando a los compañeros de ruta de su proyecto más sólido hasta ahora para la música del infinito, el 5º Elemento. Así asiste a seminarios en Morelia, en Xalapa. Al mismo tiempo trabaja y trabaja, acompaña a Paty Manterola, a Aranza, a Jaime Camil, a Napoleón, a la Quinta Estación, a Edith Márquez, y durante trece años a Pepe Aguilar. Conoce a Mario García tocando en una big band. Luego a Gabriel Solares, y así a los demás. 5º Elemento está cumpliendo dieciocho años de trayectoria en este año de 2017. En el año 1998 toma un curso de composición con un maestro canadiense, Dave McMurdock, él lo motiva para emprender un proyecto propio, lo que daría como efecto la formación del 5º Elemento. El primer concierto es en el Club Nuevo Orleans en el verano de 1999. El ensamble ha publicado cuatro discos y ha mantenido una vida productiva ininterrumpida hasta la fecha. Este proceso de constante formación y aprendizaje se completa con la cercanía a otro maestro de composición, Humberto Hernández Medrano.

El desarrollo de  su proceso como compositor inicia muy atrás, como una inclinación natural que requiere formación, es en la Escuela Superior con el maestro Téllez cuando toma forma definitiva en los talleres de trío de jazz. El maestro McMurdock es un gran motivador clave en su historia personal como compositor. El movimiento lo ha llevado a cerca de 120 composiciones de jazz, de las cuales han sido grabadas alrededor de cuarenta. Son treinta las piezas que forman la base de las dieciocho que conforman el contenido del disco En Vuelo, a piano solo. El corazón de su formación como compositor ha sido el estudio de los standars de jazz, partir de lo básico, el análisis de las formas de lo establecido, de lo acontecido, para de ahí ensayar variantes y diferencias. Su veta como compositor tiene raíz en la tradición, en la historia que lo antecede y de la cual él se siente parte. Este sentimiento, esta convicción, también la comparte con sus compañeros cercanos en su vida como jazzista, los miembros del 5º Elemento. El movimiento de hacer música jazz no es un camino solitario.

El pianista Felipe Gordillo siempre está en el piano, siempre, Bach, Debussy, Scarlatti, Ponce, Armengol. En su mochila siempre lleva música para estudiar, partituras. Todos los días de su vida toca y lee, es un pianista hecho, con oficio. El pianista impulsa al compositor, las manos inician una frase, esa frase se convierte en un párrafo, el proceso de trabajo se completa con el tiempo. El pianista siente la libertad cuando improvisa, también cuando frasea algo para estabilizar después. La libertad de la vivencia de la forma, una forma ausente que se hace presente, al tocar, al frasear. La creación y sus nichos. La comunión con el instrumento, con la música, la memoria, la imaginación. Con Felipe Gordillo los títulos vienen después. Así que sentado al piano lo acompaña una multitud de jazzistas y sus composiciones, una multitud de compositores y pianistas, y de pronto la soledad es tocada por la creación. El pianista, el músico, el compositor son uno, uno en su identidad reestructurada sobre el papel en blanco, uno en la identidad con la música construida sobre los hombros de gigantes.

El disco En vuelo se graba en la sala Hermilo Novelo del Complejo Cultural Ollin Yoliztli, en CDMX, una institución a la que ha estado asociado Felipe Gordillo casi veinte años. Ahí se han grabado todos los discos del 5º Elemento. En su disco debut como solista hay piezas muy probadas, escuchadas, ensayadas, como Con el corazón, una de las más bellas, gran riqueza armónica, sabrosa melodía, con aire antiguo, para danzar. El nombre viene de una anécdota con Chilo Morán sobre lo que es indispensable para tocar jazz. Relaxing, sutil, suave, gentil, una imagen musical para sentirse bien. Y otras casi no escuchadas como Belleza del cielo, uno de los temas más nuevos. El disco es un recorrido por diversos momentos emocionales, la intención es que un viaje sentimental le suceda al escucha, a la audiencia. Así el primer tema es la presentación del propio compositor, un autorretrato, Mi alma. El cuarto tema, En vuelo, es la rola que cierra el segundo disco de 5º Elemento (Jazz for Friends, 2012), representa el estado de ánimo general del autor, es el título general del disco. El cierre del disco es S. F, sobre un viaje a San Francisco, un juego del nombre de su hija, Sandra, y el suyo, Felipe, nombrando ese otro viaje de la paternidad y sus paisajes. También hay piezas que podrían considerarse interludios, como el homenaje a Monk, la segunda pieza. El disco va marcado por un ritmo interior que se exterioriza en tiempos recurrentes como un mantra que el pianista y el músico marcan como mensaje, esta es mi voz y quiero comunicarte mi intensidad, mi alegría, mi tristeza, mi duda, mi convicción.

El proyecto se graba en tres días. Los días de grabación son justo antes de la nochebuena del 2016, el 21, 22 y 23 de diciembre, cerrando el año y antes de que el Centro Cultural entrara en proceso de remodelación. El asesor de grabación es Juan Cristóbal Pérez Grobet. Él instruye a Felipe Gordillo en lo general, y es Felipe el que se encarga de todo el proceso de grabación en lo particular. En un momento posterior Pérez Grobet es el encargado de la mezcla y la masterización. Tres días de trabajo con jornadas de diez horas por día. Hasta tres tomas por pieza. Treinta rolas, quedaron fuera doce, la selección llevó al tope el tiempo posible para la edición de un disco compacto, setenta minutos. La sorpresa fue seleccionar dos rolas que era la primera vez que las tocaba después de haberlas compuesto, Unión y Buena señal. El disco será editado en plataforma y en disco compacto. La editora es Urtex, un sello que edita jazz. Tiene una difusión internacional. La portada es de César Gordillo, hermano de Felipe. La foto interior es de Jonathan Maradiaga.

 

Contacto.-

https://www.facebook.com/felipe.gordillo.9

http://www.myspace.com/el5oelemento

http://www.myspace.com/felipegordillotrio

http://www.myspace.com/felipegordillo

felipegordilloaguilar (Skype)

 

Para comprar disco.-

http://www.urtextonline.com/store/

En Gandhi, Educal, Mixup, el Sótano.

 

Para escuchar a Felipe Gordillo-

 

Felipe Gordillo durante la presentación del libro "El jazz en la Ciudad de México" 2017.

https://www.youtube.com/watch?v=SsLxuFDyNlE

 

CON EL CORAZÓN Felipe Gordillo Casa Veerkamp Mesones 2012.

https://www.youtube.com/watch?v=tc94T9fqKO4&t=33s

 

"MI ALMA" FELIPE GORDILLO ROLAND RD 300NX 2012.

https://www.youtube.com/watch?v=tMmQve2KoiU

 

RELAXING FELIPE GORDILLO ROLAND RD 300 NX 2011.

https://www.youtube.com/watch?v=INl410OB0mc

 

“BELLEZA DEL CIELO " FELIPE GORDILLO ROLAND RD 300NX 2011

https://www.youtube.com/watch?v=SKlzfG4QTeE

 

Noticias Recientes

TwitterFacebookYoutubeInstagram

  • CONCIERTOS DE JAZZ, CIUDAD DE MÉXICO, JUEVES 19 DE ABRIL:

Hernán Hecht Trío: 19 de abril, Blue Nose (Xicoténcatl #379, Coyoacán), 21 hrs.

Elástico Worldbeat: 19 de abril, Zinco Jazz Club, 21 hrs.

Iraida Noriega y la Groovy Band: 19 de abril, Parker & Lenox, 22:30 hrs.

Xinto Stevenz Quinteto: 19 de abril, Casa Franca, 22 horas. No cover.  

Alex Terrier/Gabriel Puentes: 19 de abril, Café Aurora, 20 hrs.

Jako González: 19 de abril, Frontón 1946, 21:30 hrs. No cover.

Yaury Hernández Trío: 19 de abril, Capital Grille, 20 hrs.

Alberto González Jorongo: 19 de abril, Mercado Roma, 19 hrs. No cover.

Joao Henrique: 19 de abril, Hotel St. Regis en King Cole Bar, 18 hrs. No cover.

Miguel Gutiérrez Quartet: 19 de abril, Las Musas de PapáSibarita, 20:30 hrs.

 

Diseño y Desarrollo por: Agencia Digital Pentagrama