El “Punto de Partida” de Amanda Tovalin

“Punto de Partida” es el primer material larga duración de la cantante mexicana Amanda Tovalin. La entrevistamos.

Por Efraín Alavez

Ciudad de México, 8 de febrero de 2016. Amanda Tovalin está iniciando su trayectoria en el circuito de la música en México. En su proyecto gusta combinar jazz (un tanto alejado del swing) con música mexicana, ritmos latinoamericanos o brasileños. Hasta el momento tiene dos discos, un EP que fue editado en 2014 que incluye cuatro canciones y un LP de nueve canciones que saldrá en febrero de 2016 llamado “Punto de Partida”.

La primera referencia discográfica de Amanda Tovalin es un EP que se editó en 2014. “Incluye cuatro canciones que en un principio no estaban destinadas a formar parte de un disco. A la hora de grabarlas para utilizarlas en una audición para poder entrar a Queens College de Nueva York me di cuenta junto con otros compañeros entre los que se incluía Alex Mercado, Erick Alfaro, Alonso Magaña y muchos más que valdría la pena hacer un registro de este disco. Una vez que se grabó, una serie de pequeños accidentes felices lo llevaron a su edición final, a que saliera a la luz como un proyecto editado. Mi hermana me sugirió que lo fondeara para hacer una maquila. No había marcha atrás. Lo presentamos y giramos. El resultado general que obtuvo fue bastante positivo. Tocamos en muchos Estados de la República. Se tocó desde Ciudad Juárez hasta Xalapa. Visitamos más de quince Estados el año pasado. Fuimos nombrados artistas Conaculta para estar en un proyecto que llevaba ese disco a varias partes de la República. Conseguimos fans de Argentina, España, Chile. Todo esto me llevó a pensar que quizá ese era el camino que debía seguir”.

Esta vez, todo el tiempo y la paciencia requerida la enfocó en “Punto de Partida” su primer material de larga duración. “Es un disco que me deja la sensación de mucha gratitud pero al mismo tiempo me deja como cualquier maratonista después de haber corrido una carrera enorme. Fue casi año y medio de preparación. Desde que estaba girando con el EP ya estaba preparando las canciones para este material. Tuvieron que pasar por muchas mutaciones, muchos cambios y muchos borradores. Decidí desde el principio que me iba a preparar mental, espiritual y físicamente. Fueron muchos meses de meterme a clases de danza (expresión corporal). Tuve muchas asesorías, Agustín Bernal me dio clases para hacer mis solos de violín. Iraida Noriega me estuvo ayudando en el ensamblado, dirección musical y técnica vocal. Al final fue tanto su trabajo y el amor que entregó al proyecto que la puse como coproductora y directora musical. Alex Mercado también me estuvo ayudando. Tomé también clases de canto, violín, armonía y composición”. 

Los músicos, antes de fungir como de sesión, se involucraron en el proyecto. “Todos ellos son grandes personas que se tomaron el tiempo para hacerse parte de la grabación. Son músicos con los que tengo, de una u otra forma, una conexión especial de vida. Muchos fueron mis maestros o son mis amigos. Por ejemplo, fui asistente personal de Alex Mercado, lo conozco en las buenas y en las malas. Hans Ávila se sentó conmigo para que me hiciera sugerencias o propuestas. Todos esos momentos los atesoro mucho. Esto en conjunto llevó de ocho a nueve meses de ensamblar las canciones y el resultado fue maravilloso porque a la hora de grabar el disco había cierta unión, ya nos conocíamos, ya conocíamos las canciones y todo fluyó bastante adecuado. “Tiki” Bermejo también me ayudó con el coaching vocal”.

En el EP hay un equilibrio entre originales y arreglos pero en esta producción hay más presencia de temas originales. “Tiene que ver mucho que en el EP todo partía de una zona de seguridad por decirlo de una manera, en donde a pesar de que eran mis composiciones y mis arreglos, sabía muy bien la función de cada instrumento. Para este “Punto de Partida” tuve que partir de mí misma y decir bueno, quién es Amanda, qué toca. Entonces Amanda es una chica que canta pero también toca el violín. Eso ya en un principio equivalía a arriesgarnos y hacer arreglos que incluyeran el violín. Una vez que haces eso te preguntas cómo van a responder los otros instrumentos al violín. Todo empezaba a desarrollarse a partir de eso. Debo decir que en el EP a pesar de que éramos conocidos los músicos no teníamos tanta relación más allá de lo que habíamos ensayado y tocado sin embargo en este disco a los músicos, inclusive cuando tocamos, los presento como mis hermanos porque ya tenemos tres años tocando, nos conocemos bien más allá del terreno del escenario. Conozco bastante bien qué territorios le gusta explorar a cada instrumento”.    

Parte del interés a la literatura que tiene Amanda Tovalin se refleja en la musicalización de poemas. En este caso lo hace de “Absoluto Amor”, poema de Efraín Huerta. “Esa parte de la literatura ya la tenía desde el EP en donde musicalizamos “La Martiniana” que aunque es un son popular, la conocí a través del escritor Andrés Henestrosa. Yo quería hacer algo parecido porque había cosas en el EP que descubrí que eran algo que me definían como persona y como músico y que quería conservar. Entre eso estaba la parte de la identidad mexicana a partir de ser latinoamericana contemporánea. La primera vez que leí el poema de “Absoluto Amor” dije en sí el poema es música. Vamos a aventurarnos a ver cómo podríamos agregarle música y al final el resultado que se generó es muy bonito porque la composición en sí está hecha gracias a la ayuda de los músicos, de las asesorías de Iraida y de la dirección musical que tenía”. 

Antes de grabar este disco, Amanda estuvo un año sin poner mayor atención a otras cantantes. “Quería tratar de encontrar mi propia voz. Me habían comentado varias personas que era importante pasar por ese proceso. A veces admiramos a otras cantantes y queremos sonar como ellas. Decidí tomarme ese momento de ser disciplinada. Escuché muchos proyectos instrumentales. Me gustaba mucho Avishai Cohen, la familia Marsalis, Miles Davis y muchas corrientes del folk jazz. Cuando empezamos a hacer los arreglos quisimos pensar en la voz como otro instrumento. Tenía las mismas líneas que los instrumentos, en muchas ocasiones están en unísono con el piano o la guitarra. No fue un proyecto hecho como para que la voz fuera un instrumento principal sino para estar en armonía con los demás”.

La presentación de “Punto de Partida” será este 12 de febrero en la Sala Julián Carrillo de Radio UNAM a las 21 horas (Entrada Libre). Estará Alex Mercado (piano), Benjamín García (contrabajo), Daniel Ponce San Martín (batería), Alonso Magaña (guitarra) y como invitada especial Alexandra Tischendorf en los coros. Gracias a Fonarte Latino el disco está disponible en tiendas y librerías. Estará en puntos de venta independientes como Discoteca o Centro Cultural Viva Zapata (Cuernavaca).

Visiten las redes sociales de @amandatovalin 

TwitterFacebookYoutubeInstagram

  • CONCIERTOS DE JAZZ, CIUDAD DE MÉXICO, MIÉRCOLES 6 DE DICIEMBRE:

Hilvana: 6 de diciembre, Zinco Jazz Club, 21 hrs.

Kessler/Rentería/Nandayapa: 6 de diciembre, Pulquería Los Insurgentes, 21:30 hrs.

Elizabeth Meza: 6 de diciembre, Condesa Jazz Nights de Pérfida Bistró Café, 20 hrs.

Omar Gardunho Trío: 6 de diciembre, Centenario 107. 21 hrs.

 

Diseño y Desarrollo por: Agencia Digital Pentagrama