Colectivo “Jazz hacia el sur” (2)

Dirigido por el baterista salvadoreño Fernando Barrios, “jazz hacia el sur” busca tejer alianzas musicales entre México y Centroamérica.

(28/7/14). Con una serie de conciertos y clínicas en el sur de México, Guatemala y El Salvador, el colectivo formado actualmente por Fernando Barrios, baterista salvadoreño radicado en el Distrito Federal, y los mexicanos Diego Franco, Tom Kessler y Vico Díaz, busca crear redes independientes musicales a partir del jazz entre México y Centroamérica.

Fernando, ¿Cuáles son los fundamentos que rigen “jazz hacia el sur”?

El colectivo de reciente nacimiento lo bautizamos como “jazz hacia el sur” y está formado por un grupo de músicos con ciertos intereses en común. Se origina de una inquietud que tuve desde que llegué a la Ciudad de México, hace siete años, de realizar conciertos y clínicas en el sur de México y Centroamérica, sin que esto nos limite a llegar a otros países, al darme cuenta que estas dos regiones están tan cerca pero a la vez tan lejos las cuales tienen tantas cosas buenas que compartir. Surge precisamente en ese interés de generar un intercambio musical y porque no decirlo, cultural. Uno de los objetivos principales es crear redes independientes de intercambio para fomentar un movimiento de nosotros lo músicos. Compartimos la idea de la necesidad de movernos y expandir nuestro quehacer en el jazz para intercambiar y promover las distintas escenas. Pretende enfocarse en la educación a partir de clínicas, jam sessions y conciertos. En un futuro deseamos traer a músicos de Centroamérica a la Ciudad de México.  

La primera actividad de “jazz hacia el sur” será realizar una gira de conciertos y clínicas en el sur de México, Guatemala y El Salvador.

Para consolidar el colectivo organizamos esta gira de conciertos y clínicas con el saxofonista Diego Franco, el guitarrsita Tom Kessler, el contrabajista Vico Díaz y un servidor en la batería de doce fechas empezando en la Ciudad de México y continuando en Puebla, Chiapas, Guatemala y El Salvador. La gira comienza el miércoles 30 de julio en Centenario 107 de la Ciudad de México. Posteriormente el sábado 2 de agosto estaremos en Jazzatlan de Puebla. El viernes 8 de agosto estaremos en Cocoliche y el 9 de agosto en Dada Jazz Club de San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Viajaremos a El Salvador para tocar en casi todos los foros importantes para presentar música en vivo. Habrá una actividad coordinada con el Centro Cultural de España de El Salvador que se ha sumado para apoyar la gira. Después nos trasladaremos a Guatemala para participar en la Bienal Centroamericana de Artes Visuales (BAVIC). Haremos master class el 21 de agosto y un concierto el 22 de agosto en el marco de esta Bienal. Para las clínicas diseñamos una master class colectiva enfocada en el concepto de creación musical colectiva, funcionamiento de ensamble, historia del jazz y el concepto que como grupo estamos generando para hacer música. Para los conciertos estamos preparando un repertorio amplio de música original viajando entre lo tradicional y lo moderno del jazz. En cada ciudad haremos jam para interactuar con los músicos locales.  

¿Qué está pasando en Centroamérica con el jazz?

Es algo interesante. He estado viajando recientemente y me he dado cuenta que es un movimiento que se está renovando (estuvo poco activo en los últimos años) y últimamente está tomando mucha fuerza con músicos jóvenes que están queriendo hacer jazz, queriendo moverse para aprender. Una de las grandes carencias que hay allá es la educación musical. Hay muchas ganas y están surgiendo iniciativas buenas en ese aspecto y se está generando un movimiento centroamericano de jazz donde se están involucrando músicos de los países de la región. Uno de los objetivos del colectivo es unir fuerza entre éste y el movimiento de jazz mexicano. No hay que cerrarse solamente a nuestro contexto. Es importante abrirse a los diferentes panoramas y conocerlos para nutrir nuestros lenguajes musicales.

Bajo mi experiencia he visto que muchos músicos hemos tenido que emigrar de Centroamérica. La historia de Centroamérica ha sido de conflicto. En El Salvador muchos músicos tuvimos que salir por las condiciones de educación y limitaciones culturales. Músicos que están afuera han aportado y motivado. Ha vuelto esa esperanza de poder ser un músico profesional y vivir de ello. Específicamente en el jazz creo que tiene mucho que ver lo que está sucediendo globalmente, ese intercambio de información ha motivado mucho a muchos músicos jóvenes a seguir explorando y encontrarse con el jazz. El intercambio que existe con los músicos que están afuera que comparten sus experiencias y la información está generando una búsqueda de los músicos está generando el movimiento jazzístico.

¿Crees que los colectivos sean factor que permitan mover mucho más rápido las escenas de jazz de México y Centroamérica?

Totalmente. Es la manera en que realmente puede crecer, no solo el jazz, en todo. En forma colectiva, uniendo fuerza, esfuerzos y generando redes solidarias de intercambio y consolidando movimientos colectivos especialmente el jazz que es una música que se basa y funciona de manera colectiva. Es una manera de que la escena del jazz crezca y no solo en México sino en toda la región. Es la manera en que podemos desarrollarnos y crecer como un movimiento unido y no solo pensar cada uno en su bienestar sino involucrarnos y crecer juntos.

Existe una cierta idea del que el mexicano se enfoca hacia el norte y descuida el sur, ¿compartes este punto de vista?

Si lo comparto. No solo deja de ver a Centroamérica sino el mismo sur de México. Siempre estamos viendo hacia el norte. Es algo que tiene que ver con cuestiones sociopolíticas, cuestiones de globalización e imperialismo de la cultura. Es importante esa mirada hacia el sur, esa mirada a ver nuestro continente, nuestra propia cultura y que es lo que nosotros podemos generar con ella. Podemos generar cosas muy interesantes y propias yendo hacia el sur.   

Conozcan más de este colectivo en Facebook:
https://www.facebook.com/jazzhaciaelsur?fref=ts

FERNANDO BARRIOS

El baterista salvadoreño Fernando Barrios vive en la Ciudad de México y participa en los proyectos de Nuvoyá (jazz, world music), Quinteto de Ramiro González (mezcla de música tradicional del noreste con jazz). Desarrolla su proyecto a cuarteto llamado “Carambola” y prepara material para su trío con saxofón tenor y contrabajo para presentarlo próximamente.

Jazz Hacia El Sur
Gira 2014 México-Guatemala-El Salvador
Tom Kessler, Diego Franco, Vico Díaz y Fernando Barrios

Mar 29 julio - Instituto Los sourbons - Mexico DF
Miér 30 julio - Centenario 107 - Mexico DF
Sáb 2 ago - Jazzatlán Jazz Club - PUEBLA - Mex
Vie 9 ago - Cocoliche, SanCris - CHIAPAS - Mex
Sáb 10 ago - Dada Jazz Club - CHIAPAS- MEx
Mié 13 ago - Yemayá - SS- El Salvador
Jue 14 ago - Zanzívar -  SS- El Salvador
Vie 15 ago - La Casa Tomada-CCEsv SS- El Salvador
Sáb 16 ago - La Guitarra - El Salvador
Mar 19 ago - Masterclass – MTZ Records - El Salvador
Jue 21 ago - Masterclass – BAVIC -Guatemala
Vie 22 ago - Concierto – BAVIC - Guatemala

 

TwitterFacebookYoutubeInstagram

 

Diseño y Desarrollo por: Agencia Digital Pentagrama